Foto/Gráfica

Le Bal, París

Fruto de una búsqueda homérica conducida por Horacio Fernández, Le Bal (espacio independiente dedicado a la fotografía, videos, cine y nuevos medios de comunicación) invita a una experiencia inédita: la exploración de un territorio desconocido y no cartografiado, el de libros de fotografía editados entre 1921 y 2012 en América Latina; libros contundentes, inquietantes, complejos, a veces olvidados, secretos o condenados.

Por Patricia Avena Navarro
Foto/Gráfica

“Foto / Gráfica”- Una nueva historia de libros de fotografía latinoamericana, se basa en la selección de 40 libros extraídos de Los libros de fotografía de América Latina; proyecto que nace del primer forum latinoamericano sobre la fotografía realizado en San Pablo en 2007. Como resultado de este evento, se constata una falta crucial de conocimiento sobre los libros de fotografía publicados en el siglo XX en América Latina. Durante tres años, en diecinueve países, de Cuba a la Patagonia, Horacio Fernández junto a un comité consultivo (Marcelo Brodsky, Martín Parr, Ramón Reverté, Lesly Martin, Iatã Cannabrava) interrogan a fotógrafos, coleccionistas, investigadores, gráficos y editores. Esta investigación, vertiginosa y galvanizante, da como resultado un libro sorprendente, que propone una selección crítica realizada a partir de una rica variedad de libros de fotografía producidos en América Latina. Comprende publicaciones de todo el continente sudamericano e incluye libros publicados en las principales capitales editoriales: Buenos Aires, México y San Pablo. Contiene obras de los más eminentes fotógrafos latinoamericanos: Horacio Coppola, Martín Chambi, Manuel Álvarez Bravo, Graciela Iturbide, Manuel Río Branco y Paolo Gasparini e inicia al espectador menos advertido en el excelente trabajo de fotógrafos menos conocidos fuera de sus países respectivos y a la lectura de obras de archivo.
Los libros no son una cosa fácil de exponer, de hecho, son resistentes a la exposición, pero aquí se logra evitar el equivalente a una muestra de “álbum recopilatorio”. Afortunadamente la exposición evita con éxito la trampa. En lugar de la estructuración de la exposición en torno a los distintos países, la muestra está articulada en una serie de seis secciones: Historia y propaganda, Fotografía urbana, Ensayos fotográficos, Libros de artista, Literatura y fotografía, y Libros Contemporáneos. Estas categorías van más allá de los límites tradicionales del álbum de fotos, ampliando su definición en algo así como los “libros que contienen la fotografía”, que hace el terreno mucho más diverso e interesante; como el tomo de propaganda revolucionaria, Argentina en marcha (1950) o el libro de artista Auto-fotos (1978) que documenta una performance de la artista brasilera Gretta. Hay material suficiente en cada una de las secciones para abrir el apetito, pero sin necesidad de pasar varias horas en el espacio de la exposición sólo para cubrir todo el material en exhibición.
La escenografía de “Foto / Gráfica”, es particularmente buena. Los libros se muestran de maneras diferentes, desde las clásicas vitrinas a las personalizadas estanterías colgadas en las paredes. La exposición también hace un buen uso de fotografías de la época, películas y maquetas, que se
exhiben junto a los libros y son un recordatorio útil de lo diferente que son éstos de los medios de comunicación.
La primera sala presenta los libros en vitrinas, acompañados de pruebas fotográficas de época y particularmente se destaca el libro de José Medeiros Candomblé, nombre extraído de los prohibidos ritos afro-brasileros. Una pequeña sala difunde las imágenes del libro Amazonia publicado en 1978 por Claudia Andujar, dedicado a los Yanomami, pueblo indígena de
Amazonia, presentado como una de las piezas más importantes de la muestra.
El sótano ha cubierto sus muros temporales de reproducciones de libros y se encontrarán en esta sala más pruebas originales, donde algunas atraen particularmente, destacándose la serie del colombiano Fernell Franco.
El éxito de “Foto / Gráfica” es, que abre más allá a la fotografía latinoamericana y la lleva a comprometerse con la cultura artística latinoamericana más amplia, al dar a la política, la literatura y el arte otra forma en el centro del escenario. La exposición no sólo ofrece un
contexto muy necesario, también manifiesta una serie de interesantes caminos de la investigación.
Después de París, la exposición viajará a Ivory Press en Madrid, Aperture en Nueva York y el Museo del Libro y de la Lengua, en Buenos Aires.