Jorge Macchi: Lampo. NC – arte. Colombia

Lampo constituye un momento de pausa y cambio de ritmo en la programación de NC-arte, a la vez, que marcaba la primera gran aparición de Macchi en Bogotá.

Por Santiago Rueda
Jorge Macchi. Lampo. Vista de exhibición / View of the exhibition. Photo: Oscar Monsalve

En sus cinco años de existencia y con sede en Bogotá, NC-arte ha desarrollado un  necesario y relevante programa de exposiciones con artistas nacionales e internacionales. Rafael Lozano-Hemmer, Carlos Garaicoa, Juan Fernando Herrán, Troika entre otros, han realizado poderosas apropiaciones de un ambicioso espacio que permite gracias a sus dimensiones, la realización de obras poco comunes en esta ciudad. Y es que precisamente, desde sus inicios  NC-arte ha  invitado a los artistas a desafiar el espacio de su amplia sede, situada en el barrio La Macarena.  En octubre pasado, el artista argentino Jorge Macchi (Buenos Aires, 1963) realizó allí un particular estudio de la sombra en una muestra que tituló llanamente Lampo, curada por María Lovino, la mayor conocedora de la obra de éste artista en Colombia.

Iniciemos por el título: Lampo. Esta palabra designará, la particular interpretación de la luz, el espacio y la materialidad que Macchi puso a prueba en la céntrica sala bogotana. Es una palabra, que valga la pena decirlo, es poco usada y designa una luz muy fuerte y fugaz. Durante un año, y no viviendo en Colombia, Macchi preparó una muestra donde enseñaba una pieza central, Gloria. Una ambiciosa construcción de estructuras de madera, que se tomaba la nave central y la escalera de ascenso intentando simular o demarcar, los posibles recorridos de proyección  de focos de luz inexistentes. Utilizando los listones de madera para marcar los trayectos de luz imaginaria, la acción de estos  supuestos vectores, se densificaban según un también imaginario aumento lumínico por sectores,  no fácilmente perceptibles, y se necesitaba algo de esfuerzo para entender las intenciones del artista.

A Macchi también le interesaba distanciarse con los recuerdos y sensaciones del espectador frente a exposiciones anteriores –a inicios de año  se había presentado una sofisticada muestra fuertemente basada en soportes digitales de Rafael Lozano Hemmer y posteriormente se llevó a cabo una poderosa instalación del colectivo Troika inundando con agua el amplio espacio- lo que también evidentemente contribuía a que Lampo, fuera una muestra que tendiera a lo mínimo.

Lampo en conjunto,  constituía un momento de pausa y cambio de ritmo en la programación de NC-arte, a la vez, que marcaba la primera gran aparición de Macchi en Bogotá, complementando las brillantes muestras de otros artistas argentinos, Victor Grippo y Graciela Sacco que tuvieron lugar en el 2015 en el Museo de Arte del Banco de la República en la ciudad.