Sculpture en Partage. Fundación Villa Datris

Sculpture en Partage  reúne un centenar de obras de la fundación, de las cuales diez piezas pertenecen a la colección privada de Danièle Kapel-Marcovici, quintaesencia de los cinco años de descubrimientos y encuentros.

Por Patricia Avena Navarro
Julio Le Parc, Cercle en contorsion sur trame rouge, 1969. Métal, inox, sérigraphie, moteur. 60x60x17 cm. Photo: Daniel Avena

La apertura de un espacio dedicado a la escultura es un acontecimiento bastante raro en Francia. La decisión de Daniele Marcovici y Tristan Fourtine de crear en Isle-sur-la-Sorgue, cerca de Avignon, una fundación especializada en la escultura contemporánea, fue recibida con complacencia. Para dar cabida a la colección y las exposiciones temporales, un extenso trabajo de transformación se realizó en un hotel provenzal del s XIX, la Villa Datris, para hacer de él "un lugar único y mágico", habitado por sus esculturas.

Inaugurada en el 2011, la Fundación Villa Datris tiene ya en su haber cinco grandes exposiciones temáticas sobre la escultura contemporánea, su universo favorito. Este año, presenta Sculpture en Partage muestra que reúne un centenar de obras de la fundación, de las cuales diez piezas pertenecen a la colección privada de Danièle Kapel-Marcovici, quintaesencia de los cinco años de descubrimientos y encuentros.

La muestra se articula en torno a los artistas fundadores e influyentes, que son la columna vertebral de la colección: Julio Le Parc, Jesús Rafael Soto, Carlos Cruz-Diez, Dan Graham, Sol LeWitt, François Morellet, Niki de Saint-Phalle, Victor Vasarely, entre otros. Símbolo de los fuertes lazos tejidos con los artistas, presenta también creadores contemporáneos establecidos y emergentes, con los que la Villa Datris a construido su historia: Jaildo Marinho, Ivan Navarro, Joana Vasconcelos, Manuel Mérida, Vincent Mauger, Jaume Plensa, Chiharu Shiota; e invita al visitante a descubrir tres jóvenes artistas, Alexis Hayère, Laurent Perbos y Caroline Tapernoux.

La puesta en escena de la colección, realizada por Laure Dezeuze y Jules Fourtine, a la imagen de un calidoscopio, permite establecer asociaciones entre las piezas dispares y el contexto de la villa, una forma de rearticular obras ya realizadas y otras nuevas producidas para esta ocasión. De este modo, el espectador se confronta, en los diferentes espacios, con una explosión de color y movimiento emergente de las obras, cuyos procesos de creación, de método científico o completamente ligadas a la intuición lo guían no solamente a “ver”, sino a participar, por un instante. A  disfrutar de las salas dedicadas a los grandes movimientos de la colección: óptico, cinético, abstracción geométrica y minimalismo, que abren un dialogo entre estas corrientes. A dejarse sorprender por Julio Le Parc, mago de los efectos visuales, a dejarse atrapar por los elementos arquitectónicos transformados de Alexis Hayère, o por la impertinente y singular obra de Joana Vasconcelos, que revela su personal percepción del mundo. 

Todos los espacios de la villa, los jardines y las salas de exposición, se llenan de vida con los ritmos de las creaciones, una selección que entrelaza obras históricas a la de jóvenes artistas hacia una gran libertad poética y formal. La exhibición, atractiva, sorprendente y ecléctica, interactiva, participativa y lúdica, supone un íntimo diálogo, una conversación entre artistas vivos y muertos. A través de Sculpture en Partage, la fundación Villa Datris propone una nueva lectura de sus elecciones artísticas e invita a nuevas confrontaciones visuales, buscando una y otra vez, asombrar y maravillar.