_Unsaid/Spoken_

CIFO
Por Janet Batet

Individuo y ente social a un tiempo, la intersubjetividad es uno de los rasgos distintivos del humano. En este sentido, la comunicación deviene el medio por excelencia de expresión y sociabilización.

_Unsaid/Spoken_

The Cisneros Fontanals Art Foundation celebra el décimo aniversario de existencia con la exposición Unsaid/Spoken, curada por José Roca y Moacir dos Anjos, ganadores del premio 2012 CIFO Curatorial Award.

Compuesta por 34 obras de 24 artistas, Unsaid/Spoken es una selección a partir de las colecciones de Ella Fontanals-Cisneros y CIFO. La línea curatorial que anima la muestra parte de esa zona de alta tensión resultante de los intersticios comunicacionales donde lo explícitamente dicho cede paso a lenguajes ininteligibles, discursos silenciados, lenguas olvidadas, tropos íntimos y revisiones sociales.

Metade de Fala No Chão- Bateria, un inutilizable kit de batería cubierto de cera derretida es la instalación de la brasileña Tatiana Blass que sirve de antesala a la muestra. La cera que inunda la concavidad de los tambores y cae como lamento en cascada sigilosa inundando el suelo es una turbadora sinestesia acerca de los discursos silenciados y la imposibilidad. Blass utiliza la cera que por su propia naturaleza es un mal transmisor del sonido acentuando así la sensación táctil del sonido asfixiado, tan cara a esta pieza. El título de la instalación (La mitad del discurso a los pies de los tambores) enfatiza lo ausente, lo entredicho y lo que subyace como la parte reveladora de lo dicho o lo por decir, curiosamente visible e ininteligible a un tiempo.

En este mismo sentido, destacan las propuestas de Mira Schendel, Johanna Calle, Antonio Vega Macotela, Los Carpinteros, Ícaro Zobar y el dueto integrado por Angela Detanico y Rafael Lain. Partiendo de estructuras de lenguaje tales como la tipografía y la música, estos artistas crean nuevos metalenguajes indescifrables que demandan mucho de una lectura activa y entre líneas.

Benjamin Concentrated, de Detanico & Lain, empuja los límites de la tipografía, llevando esta abstracción del lenguaje al punto extremo que roza con la inoperancia. La pieza se compone de 17 impresiones digitales sobre papel, entre ellas, Helvetica Concentrated, una versión de la tipografía Helvetica Condensed diseñada por Max Miedinger en 1957 y reconocida por su gran legibilidad. Detanico y Lain calculan la cantidad específica de tinta que necesita cada letra Helvética para ser impresa. El resultado, de alta plasticidad, es un alfabeto de perfectas formas circulares que difieren únicamente en el diámetro. El conocido ensayo de Walter Benjamin, La obra de arte en la era de la reproducción mecánica, es el escrito elegido por el dueto, escrito ahora en Helvetica concentrated.

Trabajando con las nociones de serialización y clasificación, destacan las propuestas de Mark Dion y Rivane Neuenschwander. Deadline Calendar, de esta última despliega a modo de archivo los 365 días del año, cada uno asociado a la fecha de expiración de un producto alimenticio. La efectiva instalación trasplanta el eje temporal del continuum lineal progresivo al imperativo de la caducidad diaria, haciéndonos conscientes de los numerosos ciclos rutinarios donde vida y muerte actúan a modo de staccato.

Con una alta carga social, las obras de Rafael Lozano-Hemmer y Leo Matiz aparecen profundamente relacionadas. Voz alta, de Lozano-Hemmer, rinde tributo al cuadragésimo aniversario de la Masacre de Tlatelolco, donde el ejército mexicano disparó sobre una manifestación estudiantil dejando decenas de muertos y heridos. Concebido como plataforma para la expresión pública Voz alta se compone de un megáfono que ubicado en uno de los edificios que hace frente a la Plaza de las Tres Culturas, incitaba al público la libre expresión en la plaza pública. El megáfono sincronizado con un potente haz de luz ubicado en un lejano punto de la ciudad, activaba a su vez otros reflectores, haciéndose visible desde cualquier confín de la ciudad de México, mientras que una frecuencia de radio difundía en tiempo real las voces de los participantes. Cuando no había intervenciones, se difundían grabaciones de los sobrevivientes acompañada de música de la época, así como obras de arte y sonido que fueron comisionadas especialmente para conmemorar el aniversario de la masacre. La instalación presentada en CIFO se compone del prototipo del megáfono-reflector y un video que documenta el trabajo y las acciones públicas implicadas.

El conjunto fotográfico Después de la manifestación, Caracas,Venezuela, de Leo Matiz (Colombia, 1917-1998) es una serie documental de alto poder evocador. Las fotografías eluden el cuerpo humano y a cambio rastrean objetos abandonados abruptamente en medio de la agitación que reviven en el receptor la violencia del encuentro.

Emplazadas desde lo arquitectural como lenguaje constructor de utopías, la muestra incluye las obras de Damián Ortega y Carlos Garaicoa. To Transform the Political Speech in Facts, Finally, de Carlos Garaicoa (La Habana, 1967) es una instalación fotográfica que discurre acerca de la imposibilidad y la utopía truncada. Las vistas panorámicas de edificios habaneros venidos a menos se pueblan de una delicada filigrana hecha a base de alambres que hace referencia a una extendida tradición popular decorativa a base de hilos y alambres de colores que a modo de bordado tejen vistas y edificios de la ciudad. Apropiándose de esta tradición, Garaicoa crea nuevos proyectos arquitectónicos, trastocando la vacuidad de las promesas del discurso político acerca de la reconstrucción y futuro del país en tangibles estructuras que, a modo de trazado sobre el papel fotográfico, crean una delicada trama como alegoría del proyecto moderno suspendido y la utopía truncada, que denuncia la demagogia del discurso político.

Not I, la pieza de Samuel Becket incluida en la muestra y que actúa como cierre, es un alegato acerca de la imposibilidad del discurso de aprehender el todo. Concebida como pieza teatral en 1973 y más tarde adaptada a la televisión. El video de 15 minutos de duración reduce la expresión corporal a una boca que se afana y se agota y se tropella en un apresurado monólogo, a ratos exasperado, otras imperceptible murmullo, dominado por la angustia del interlocutor que, desesperadamente –y en vano- procura transmitirnos el cúmulo de emociones que lo embarga.

Unsaid/Spoken comprende también obras de Doug Aitken, Chantal Akerman, Julieta Aranda, Damián Aquiles, Tania Brugueras, Johanna Calle, Felipe Dulzaides, Franz Erhard Walther, Félix Gonzales-Torres, Joseph Grigely, Tamar Guimarães, Pablo Helguera, Anna Maria Maiolino, Gabriel Orozco y Antonio Vega Macotela.