Andrés Serrano

Creative Time Report, New York

Proclamado previamente el artista contemporáneo más infame del mundo –su altamente polémico trabajo fotográfico Piss Christ (Orina a Cristo) 1987, mostraba un crucifijo bañado en la orina del artista– un Andrés Serrano maduro plantea ahora la conciencia social.

Por Claire Breukel
Andrés Serrano

A lo largo de los últimos meses, Serrano ha buscado personas sin hogar que habitaran en la ciudad de Nueva York y les ha ofrecido 20 dólares por los letreros manuscritos que utilizaban para “pedir”. Luego ha recopilado los doscientos carteles que logró reunir para crear el video Signs of the Times (Signos de los tiempos)*, 2013. Realizado para Creative Time Report, el video también fue presentado conjuntamente con la muestra individual del artista, Cuba, en la galería Yvon Lambert de París en noviembre de 2013. Tal vez sea porque el nombre Andrés Serrano provoca una reacción, pero a pesar de la intención positiva del video y de su apariencia impecable, está recibiendo duras críticas.

El video presenta la colección de letreros en una secuencia de fotogramas que se detiene intermitentemente. La cámara se acerca y se aleja de cada mensaje al compás del sonido familiar del discurso de Martin Luther King Junior “I Have a Dream” (Yo tengo un sueño), que se encima con una animada banda de sonido compuesta por Simon Pearson. Se ha argumentado que la música punzante distrae al espectador del contenido de los letreros, trivializando el mensaje general de la pieza al ser demasiado alegre. También se ha argumentado que 20 dólares es una suma relativamente pobre si el cartel es contemplado como una obra de arte original, y que Serrano explota a los ‘sin techo’ con el fin de crear lo que la escritora Jillian Steinhauer denomina “falso arte político”.

Como contraargumento, Serrano confirma que los carteles fueron vendidos voluntariamente y se puede aducir que el dinero ofrecido es más del que da la mayoría de las personas. Es verdad que Serrano no ofrece una posición política fuerte, pero tal vez esto también sea deliberado. Serrano afirmó en una entrevista que no piensa que su obra sea política y menos aún intelectual, sino que más bien transmite una conciencia social. Imitando un video clip proyectado en Youtube, las imágenes gráficas y el ritmo dinámico de Signs of the Times recurren a un lenguaje publicitario, evitando el esquivo lenguaje artístico que puede requerir una decodificación. De hecho, se puede argumentar que la ejecución del video es tan lineal y directa que se interpreta como una campaña de concientización social o como el anuncio publicitario de una organización benéfica. De este modo, Serrano ejerce presión contra los preconceptos acerca de lo que puede ser considerado arte contemporáneo de forma muy similar a lo que hizo con Piss Christ.

El tema de los ‘sin techo’ en la ciudad de Nueva York no es un tema nuevo para Serrano. Para la serie Nomads (Nómades), fotografió personas sin hogar en la calle, recortadas contra telones de fondo portátiles y agregándolas a su ya ecléctica colección de retratos. De manera tal que puede argumentarse que Signs of the Times constituye un progreso de las pasadas provocaciones sensacionalistas de Serrano a la provocación social justificada – aunque esta línea es borrosa. Andrés Serrano admite: “Hay una línea muy fina entre exploración y explotación y siempre he estado preparado para transitarla y al hacerlo, situarme en esa línea. La vida sería aburrida y el arte estaría muerto si no asumiéramos riesgos.”

Pareciera ser que es el notorio enfoque de Serrano de ‘choque/atropello/y fuga’ al realizar Signs of the Times lo que ha dejado al espectador tambaleándose en busca de significado en aquello que es transmitido de forma clara y rotunda. El meollo del debate radica en si la postura de no compromiso del video transmite de forma efectiva el mensaje de los ‘sin techo’. Efectivo o no, Serrano ha cosechado considerables elogios por pasar a la acción.

.............................................

* Nota del t.: Nótese que en inglés la palabra " sign" significa a la vez "signo" y "cartel" o "letrero".