Gean Moreno y Ernesto Oroza

Wharton + Espinosa, Los Ángeles

Gean Moreno y Ernesto Oroza son ambos pesos pesados culturales de Miami y en su trabajo en conjunto son bien conocidos como curadores y escritores, así como por su práctica artística orientada a la investigación.

Por Andrea Magenheimer
Gean Moreno y Ernesto Oroza

Ambos han colaborado en varios proyectos desde su primer trabajo conjunto de 2008, Studio Scrap Stool. Los taburetes que dieron nombre a esta muestra ̶ tablones de 2 x 4 pies, cortados y reorganizados ̶ marcaron el comienzo de un diálogo relativo a los materiales y a la preocupación de ambos por los estándares del ‘objeto diseñado’ y por cómo esto podía manipularse para crear significado. Esta temprana colaboración llevó a la publicación de un artículo en el periódico de la plataforma digital e-flux llamado Generic Objects, en el cual se enfocaron en el centro neurálgico de su práctica: el objeto genérico. Utilizando el lenguaje científico-poético de una práctica artística filosófica, pudieron explorar en profundidad varias definiciones de lo que se denomina “objeto genérico”, así como especulaciones relacionadas con los orígenes del mismo y sus posibles funciones. Orange Tsunami, presentada en Wharton + Espinosa, es una exposición brillante, contundente, que continúa esta dialéctica sobre el material con una investigación de la identidad cultural basada en el turismo que Miami propaga y parece abrazar.

Toallones para playa gloriosamente coloridos y chabacanos adornan el piso formando elegantes diseños y alineados con la diagonal de las puertas de vidrio de la galería, superponiendo un nuevo plano virtual al plano ortogonal de la misma. Sobre cada delfín sonriente, cada atardecer naranja y cada silueta de palmera descansa una esfera de cemento dividida en dos por vetas resultantes del proceso de vaciado de concreto que la divide en dos mitades, y los periódicos encastrados en un manojo en su parte superior aún resultan mayormente legibles. Sobre la pared trasera de la galería se proyecta un video en circuito cerrado. Los mismos periódicos que muestran su faz escrita en las esferas de concreto empapelan con su reverso las paredes de la galería en tonos de color crema encantadoramente bellos y con diseños inspirados en diferentes archivos o ligados a proyectos de investigación en curso.

Las imágenes que contienen y los patrones que forman estos periódicos sobre las paredes se encuentran abiertos a interpretaciones significativas ̶ tal vez políticas ̶ . Mantienen correlaciones estructurales que pueden crear entretenidas conexiones visuales entre los toallones y las esferas. Por ejemplo, una fotografía de prensa de espacios de estacionamiento demarcados por balizas esféricas se relaciona con las esferas hechas a mano ubicadas sobre los toallones, que imitan la forma del estacionamiento.

Las esferas también podrían representar un sustituto del turista, dependiente de la compra necesaria y predeterminada de souvenirs. Llevando esto a una conclusión adicional, es incluso una mirada cínica a la banalidad repetitiva del objeto supuestamente sentimental. Estos toallones llamativos podrían guardar fragmentos de recuerdos, tales como que la pequeña Manny Norreal hubiera estado sentada sobre ellos al recibir su primer beso, o haber servido para envolver al bebé de Gloria Nombrefalso. Ciertamente, el souvenir, un gran ejemplo de “objeto genérico”, es el receptáculo de innumerables momentos posibles de gran importancia o insignificantes.

El filme de 1978 de Julio García Espinosa, Son o No Son, se proyecta en la parte trasera de la galería, en un loop. Los integrantes de un grupo hablan entre sí y una mujer baila al compás de la narración en castellano. Aquellos que no dominan el idioma pueden sentirse perdidos salvo por las múltiples sombras que crea el cuerpo de la mujer al bailar, y en general, las referencias culturales en esta muestra tienen raíces profundas y pueden confundir de tal forma a los no iniciados que la lectura de los periódicos se torna perentoria. Los mismos periódicos que recubren las paredes están disponibles para que el espectador pueda llevarlos consigo. Moreno y Oroza editan y producen estos periódicos, conocidos colectivamente como Tabloid. Algunos artículos y experimentos han tenido más éxito que otros, pero el concepto rector es vital.