EDISON PEÑAFIEL FUE GALARDONADO CON EL FLORIDA PRIZE IN CONTEMPORARY ART

Organizado por el Orlando Museum of Art, desde el 31 de Mayo hasta el 18 de Agosto se celebró la sexta edición del Florida Prize in Contemporary Art. El Orlando Museum of Art  (OMA) realiza esta convocatoria y ceremonia cada año, en donde diez de los artistas más interesantes del estado de Florida son seleccionados. Este año los finalistas fueron Robert Aiosa (Tampa), Joe Fig (Tampa), Lola Gómez (Daytona Beach), Lilian Garcia-Roig (Tallahasse), Amer Kobaslija (Orlando), Anja Marais (Miami), Edison Peñafiel (Fort Lauderdale), Pepe Mar (Miami), Sri Phraba (Miami) y Vicky Pierre (Miami).

Por Jonathan Clark
EDISON PEÑAFIEL FUE GALARDONADO CON EL FLORIDA PRIZE IN CONTEMPORARY ART

Además de la celebración, el objetivo del Florida Prize in Contemporary Art es promover e incentivar a los artistas del estado de Florida a través de una exposición y un premio remunerado. Glen Gentele, Director Ejecutivo del OMA explicó: "El Florida Prize in Contemporary Art es una oportunidad para descubrir artistas que expresan ideas relevantes en sintonía con nuestro tiempo de una manera absolutamente innovadora".

En reconocimiento de la fuerza y la relevancia cultural de su trabajo el artista galardonado ha sido Edison Peñafiel. "Algunos artistas abren un diálogo sobre tensiones latentes o enfrentamientos reales, mientras que otros ofrecen una ruta de escape", explicó Coralie Claeysen-Gleyzon, curadora del OMA, y agregó: “El trabajo de Peñafiel habla estrictamente de nuestro tiempo y nuestra sociedad mediante preguntas complejas e incomodas”.

Peñafiel es un artista ecuatoriano que emigró a los Estados Unidos. Ha sido testigo de algunos de los temas más latentes en la contemporaneidad –como la migración, la explotación, el abuso de poder y la corrupción-, cuestiones que aborda sin reparo en sus instalaciones de video y multimedia. Las obras del artista ecuatoriano constituyen representaciones físicas de conceptos y categorías que ordenan estas temáticas. Así, el espectador es introducido en experiencias físicas que materializan conceptos.

     

   

Sobre Edison Peñafiel

A través de la proyección de video y su interacción con elementos multimedia, Peñafiel ha creado un lenguaje para hablar sobre el mundo que nos rodea. Las ideologías en conflicto y los ciclos repetitivos de la historia producen las crisis expresadas por la obra de Peñafiel. Utilizando la ironía y fuertemente influenciado por el Expresionismo Alemán, no se aleja de los ángulos extraños en los que nuestro mundo se cruza a menudo — frecuentemente integrando escultura y animación para crear reflexiones intrigantes sobre las realidades de las que participamos y somos testigos todos los días.

Sempiterno (2017) es una mirada fascinante a nuestra actividad inconsciente a través de la visualización de nuestra cultura en vigilancia. Múltiples retratos de video de la vida humana se proyectan en una vertiginosa matriz a través de una instalación de video compuesta de 32 canales. El efecto es el del panóptico: todos pueden verse en todo momento. Pero cuanto más se mira una sola escena, se comienza a ver que las personas están allí atrapadas repitiendo sus acciones; atrapadas tanto en el video como en los comportamientos internos que han perdido su significado en el tiempo.

Su obra Ni Aquí, Ni Allá (2018) presenta la experiencia migrante; una pila de muebles y cajas atadas por una cuerda a los videos de migrantes que se mueven por el espacio. Estos perpetuos caminantes están condenados tal cual Sísifo, cargando sus pertenencias a través de un ciclo interminable de ciudades y entornos forestales ilustrados. Los espectadores comparten el espacio con pilas de baúles, representando todo lo que los migrantes deben traer consigo: tanto lo externo como, a medida que el espectador contempla la difícil situación del migrante, lo interno.

Mientras Peñafiel continúa sondeando a la sociedad contemporánea, haciéndole las preguntas incómodas que debe enfrentar, seguimos de igual manera intrigados e inquietos. Estas confrontaciones con la injusticia a través de imágenes surrealistas producen algo que necesitamos en el mundo de hoy: empatía por los oprimidos.