Gran presencia de Leando Erlich en arteBA

Luego de la muestra en MALBA y Muntref, el artista presenta Ascensores, una de las grandes atracciones de la festiva edición 25° de arteBA

Por Victoria Verlichak
Vista de la presentación de "asensores" en SeanKelly Gallery

La provocadora obra de Leandro Erlich (Buenos Aires, 1973) trabaja con trampas visuales que alteraran el campo perceptivo, exigen concentración y sacuden al espectador de su conformismo. Desde la inteligencia y el humor, lo conceptual y el ingenio técnico, los trabajos de Erlich cuestionan la normalidad y el espacio, creando mecanismos invisibles que suscitan la fantasía de todos. Actualmente se despliegan en tres puntos de la ciudad: Ascensores en Espacio Chandon de arteBA, Puerto de Memorias en MUNTREF, Centro de Arte Contemporáneo y La democracia del símbolo en Usina del Arte.

Precisamente, su instalación Ascensores” es indudablemente una de las grandes atracciones de la festiva edición 25° de arteBA, la feria de arte contemporáneo de Buenos Aires, que inaugura el 18 de mayo. Aquí, en la entrada al Barrio Joven Chandon, el artista sorprende con una pieza participativa que ofrece al visitante una experiencia cotidiana (el ingreso a un ascensor) transmutada en extraordinaria (reflejado al infinito).

Emplazado a orillas del Río de la Plata, el MUNTREF, Centro de Arte Contemporáneo (albergado en parte de lo que fuera el Hotel de Inmigrantes) presenta Puerto de Memorias. En esta obra de carácter específico, que oculta tanto como incita al descubrimiento, se incorporó movimiento (creado por el área de robótica de UNTREF) a los barcos amarrados (fijos en la versión de Corea, 2014) y el intangible recuerdo del abuelo del artista venido de otras tierras. La pieza incluso invita al espectador a acudir a sus propias reminiscencias y experiencias.

Lo ilusorio y el extrañamiento también en La democracia del símbolo, el trabajo de Erlich sobre y con el Obelisco de Buenos Aires. Como a fin de 2015 en MALBA, ahora en la explanada de Usina del Arte está la presunta parte superior del Obelisco -que el artista sacó / cortó durante un par de semanas y que causó un revuelo impresionante en los transeúntes), con cuatro proyecciones que muestran qué se ve desde los 70 metros de altura de monumento urbano.