HIBRIDACIÓN E INTERDISCIPLINARIEDAD: ALICE RAHON Y CECILIA VICUÑA EN EL MOCA

El 26 de noviembre ―en el marco de la Miami Art Week― inauguran las exposiciones Poetic Invocations (Invocaciones Poéticas) y About to Happen (A punto de suceder) en el Museum of Contemporary Art North Miami (MOCA). La primera, dedicada en honor a la artista franco-mexicana Alice Rahon (1904-1987), y la segunda dedicada a la artista contemporánea Cecilia Vicuña (Santiago de Chile. 1948). Ambas muestras permanecerán en el museo hasta marzo del próximo año y forman parte de un programa que tiene como objetivo contribuir al conocimiento y reconocimiento de artistas mujeres, por un lado, y a las influencias interculturales en la formación de los artistas europeos exiliados en América ―especialmente cautivados por las culturas indígenas y originarias―, por el otro.

"Precarios" (1966-2017), Cecilia Vicuña. Ph: Alex Marks (CAC).

Poetic Invocations, Alice Rahon

 

La inserción de Alice Rahon en la escena cultural fue a través de la poesía. En su juventud formó parte de grupo surrealista parisino como poetisa. Sin embargo, una vez nacionalizada y establecida en México, Rahon empezó a explorar dentro de la pintura. Fue en esa búsqueda que participó en un colectivo de artistas surrealistas europeos exiliados en América: entre ellos Remedios Varo, Benjamín Péret, Leonora Carrington y Kati Horna.

Si bien los grupos que frecuentó Rahon eran de vanguardia, toda su obra y su experimentación siempre estuvo un paso más allá de la de sus cohetáneos. La producción de esta artista franco-mexicana se caracteriza no solo por la combinación de lenguajes ―la poesía y la pintura―, recurso que dotan de apertura sus trabajos, sino también por la hibridación cultural. La historiadora del arte Tere Arcq, curadora de la exposición, sostuvo: “Alice Rahon es una figura clave que construyó una conexión intemporal entre los flujos culturales a través del origen de un arte poético y espiritual. Logró comprender la práctica artística en su estado más puro: como una belleza liberada y trascendental”.

A lo largo de su vida Rahon exhibió su trabajo en todo el mundo: desde Ciudad de México hasta Nueva York, y de París hasta el Líbano. Su última gran exposición individual se llevó a cabo en 1986, en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Veintitrés años más tarde, tras el descubrimiento de su trabajo, Teresa Arcq gestionó una retrospectiva en el Museo de Arte Moderno (Ciudad de México) y otra en El Cubo (Tijuana).

      

           

About to Happen, Cecilia Vicuña.

 

Concebida como una gran retrospectiva de las cuatro décadas que lleva  produciendo Cecilia Vicuña,  About to Happen aborda un extenso abanico de su trabajo multidisciplinario que va desde la escultura, el texto y el dibujo hasta la instalación y el video. Gestionada por el Contemporary Arts Center de Nueva Orleans y bajo la curaduría de Andrea Andersson ―curador del departamento de Artes Visuales de la Helis Foundation― y Julia Bryan-Wilson ―profesora de la Universidad de California (Berkeley)―, la muestra propone ilustrar el esfuerzo e investigación desarrollado por la la artista chilena para indagar en la utilización de materiales diversos y absorber la riqueza de pueblos y paisajes alienados por los efectos del cambio climático.

Reformulando la desmaterialización como una consecuencia formal del conceptualismo de los años sesenta y del cambio climático radical, la exposición también explora un proceso que da forma a la memoria y la responsabilidad pública. Operando con fluidez entre el concepto y la artesanía, el texto y el textil, la obra de Vicuña combina ―del mismo modo que lo hacía Alice Rahon― disciplinas y comunidades con relaciones compartidas con la tierra y el mar, y con las disparidades económicas y ambientales del siglo XXI.

Además, por primera vez en la carrera de Vicuña, la exposición del MOCA incluirá trabajos en pintura. La obra entera de la artista ha oscilada entre el conceptualismo, el land art y la poesía ―todo ello dentro de un marco teórico feminista―, y los diálogos resultantes de esta superposición de técnicas y lenguajes. Sin embargo, durante la década del 60 Vicuña se instruyó en la pintura, técnica que retomó recientemente en casos aislados como un lenguaje de recuperación.

La exposición incluirá una presentación extensiva de las esculturas pertenecientes a Lo precario ―término acuñado por Vicuña en los 60 para definir el uso de ciertos materiales como constitutivos de su práctica escultórica, donde trozos de madera, hilo y otros objetos encontrados se superponen y comunican en una red dinámica; y la célebre instalación Quipu quemado (2018), en la que largas tiras de lana teñida cuelgan del techo y conectan la tierra y el cielo en homenaje a las pérdidas sufridas en los recientes incendios forestales de la costa oeste.  Este último trabajo es parte de una búsqueda relacionada a la escritura andina mediante nudos, complejo sistema de comunicación desplazado por la colonización de América.