CASA TRIÂNGULO PROVEE UNA MIRADA ÍNTIMA A LA OBRA DE EDUARDO BERLINER

Berliner, nacido y trabajo en Rio de Janeiro, explica “Para mí, dibujar es una manera de buscarle significado a la acumulación de información aparentemente desconectada”

CASA TRIÂNGULO PROVEE UNA MIRADA ÍNTIMA A LA OBRA DE EDUARDO BERLINER

Una luz roja en lo alto de un edificio para evitar accidentes aéreos. La oscuridad de la noche dividida en partes iguales. Aire destrozado. Respira con dificultad. Mirando hacia adentro. Lejos de sus compañeros, temía convertirse en un fantasma muy comunicativo. A juzgar por la cantidad de insectos muertos, probablemente se trataba de una casa de campo. La luz de mañana era de un gris azulado.

Cogí una taza y la llené con agua tibia y fangosa. Bebí, y cuando pude ver el fondo, me di cuenta de que estaba lleno de polillas. Algunas estaban muertas y otras batían sus alas empapadas, perturbando la superficie mientras intentaban escapar. Estaba preocupado y me pregunté: ¿me enfermaré? El último sonido emitido por el concorde al atravesar el cielo helado comparte un espacio en la memoria con el ruido que produce la lana al encogerse dentro de una lavadora.

La dulzura hirió su rostro. La culpa solía visitarlo a las tres de la mañana. Lo único que quedaba eran dos huevos y unos saquitos de té.

Mis patos no tenían nombre. Eran patos, y todos los días necesitábamos limpiar el tanque donde vivían. Donde vivió la infancia, los colchones duermen en la humedad de la noche y la vegetación está cubierta de maleza. Hoy la gente quema basura y arranca partes de los autos. Dicen que es mejor alejarse de este lugar. Fuera del camino habitual, el cuerpo siempre expulsa el fragmento de vidrio. Podría llevar días o años. Algunos fragmentos pueden transformarse en frascos extrañamente deformados, otros en arena u ondas sonoras, pero invariablemente serán expulsados. ¿Saldrá por los ojos? ¿Cortará la piel? Rara vez sale del mismo lugar por donde entró. No se puede rastrear excepto como síntoma.

Se le vio realizando movimientos mecánicos con la cabeza mientras esperaba que la luz se pusiera roja. ¿Quién disparó al aire? ¿Quién empezó el verano? Cada pieza de vidrio anhela volver al estado líquido. Quiere cortar mientras refleja.

En su proceso de trabajo, Eduardo Berliner considera dibujar un resultado independiente, sin embargo, también puede ser un paso inicial hacia la pintura, la materialización y mapeo de sus primeros pensamientos. Cuando se muestran en el mismo espacio, funcionan como una guía para el grupo de pinturas, no explicando sino fortaleciendo las complejas asociaciones entre ellas, o en las propias palabras del artista: “el grupo de dibujos se puede pensar como el subconsciente de las pinturas; son puertas de entrada pero no señalan hacia dónde está la salida”. La acumulación de este material abrirá un área de interés amplia y difusa, algo que allanará el camino a las pinturas. El punto de partida de las pinturas puede ser variable, a veces Berliner tomará un simple dibujo de líneas basado en los recuerdos, mientras que otras veces siente la necesidad de trabajar más antes de llegar al lienzo, evolucionando a través de fotografías, breves videos, la propia relación del artista con materiales de su estudio, dibujos, acuarelas y mediante la construcción de objetos y escenarios. Las pinturas de Berliner retratan un estado de incertidumbre y duda, en el que la conexión entre los elementos de un mismo lienzo y entre las propias obras se hace eco de la forma en que la información se absorbe a lo largo de los años y de cómo la memoria reordena, conecta y transforma el sujeto, incluso creando nuevas relaciones que inicialmente no estaban allí. Berliner afirma que su intención no es determinar un significado específico a cada obra o al grupo en su conjunto, sino hacer espacio para analizar la complejidad de las relaciones y sus distorsiones producidas en nuestra memoria.

La pintura es algo que me pone en contacto directo con mis limitaciones y una sensación más profunda de vulnerabilidad. Es una especie de membrana que me ayuda a percibir el mundo y crear significado. Cuando paso mucho tiempo sin pintar ni dibujar, siento que mi mirada pierde intensidad. Cuando pinto, mantengo viva la experiencia y el recuerdo de todo lo que veo y pienso en cada parte de mi cuerpo, de una manera muy intensa. De esta forma, cada experiencia diaria encuentra reverberaciones en las otras experiencias construidas a lo largo de los años